viernes, 4 de septiembre de 2015

MAPAS MENTALES



Organizadores gráficos  


Mapas mentales 


Hoy nos introduciremos en el mundo de los mapas mentales.
 Fueron desarrollados por el psicólogo británico Tony Buzan; según sus palabras: “Un mapa mental es la forma más sencilla de gestionar el flujo de información entre tu cerebro y el exterior, porque es el instrumento más eficaz y creativo para tomar notas y planificar tus pensamientos”.

Tal vez, más prudentemente, se pueda decir que son herramientas visuales que permiten la toma de notas, la organización y representación de la información y la generación de ideas con el propósito de facilitar los procesos de aprendizaje, la comunicación y la planeación organizacional, así como la toma de decisiones.

Pero como esta definición tal vez pueda aplicarse a otros organizadores, en forma total o parcial, observemos un video en el que el experto en mapas mentales Philippe Boukobza presenta brevemente qué se entiende por mapa mental y brinda una fundamentación sobre su utilización.


Más allá del debate que pueda surgir cuando se plantea cuál es la mejor técnica, lo cierto es que operamos mentalmente con palabras, imágenes y representaciones que vamos asociando unas con otras. 


Pueden visualizar el video haciendo clic sobre la imagen.
También puede accederse al mismo desde:
http://youtu.be/Vg862f-PFAQ





El mapa mental parte de esta idea y  se plasma gráficamente en diseños similares al que vemos a continuación:

EN QUÉ SE DIFERENCIAN DE LOS MAPAS CONCEPTUALES:

Frente a los mapas conceptuales, en los que creamos proposiciones lógicas mediante la relación de conceptos a través de palabras que sirven de conectores, en el caso de los mapas mentales se utiliza más el procedimiento de asociación de ideas. De cada idea surgen otras ideas principales que, a su vez, pueden dar lugar a otras ideas. Pero estas ideas no necesariamente tienen que estar conectadas por nexos lógicos: también puede haber evocaciones, que hacen que una idea se asocie a otra y que, en muchas ocasiones, tienen que ver con lo emocional y no con lo racional. Por ese motivo, los mapas mentales son absolutamente personales: nuestro mapa mental a partir de una idea principal no suele coincidir con el de otra persona puesto que depende mucho de las propias vivencias.

Para facilitar los aspectos más relacionados con la parte emocional, la
técnica de mapas mentales se apoya en la utilización de colores e imágenes. En un caso extremo, un mapa mental no necesitaría palabras, sino que bastaría con imágenes y colores para representar la visión personal de un individuo acerca de una idea principal. 

Por ese carácter asociativo y emocional, la estructura visual no es arbórea como en los mapas conceptuales, sino que consiste en una serie de pequeños “sistemas planetarios” de ideas que orbitan alrededor de la idea principal que los origina. A su vez, cada una de las ideas puede
convertirse en la estrella central de un nuevo sistema planetario.
A través del siguiente video profundizaremos en torno a las estrategias de implementación y las pautas para su elaboración.

http://cursomapasmentales.igipuzkoa.net/

ACTIVIDAD:
Ahora les propongo una práctica:

PASOS Y TIPS DE ELABORACIÓN 
Tony Buzan y otros propulsores de la herramienta proponen una serie de pasos y premisas para realizar los mapas. Hacemos aquí una síntesis de ellos manteniendo el tono comunicacional que suelen presentar: 
1.  Dibujen en el centro de una hoja una imagen con una etiqueta sobre la idea acerca de la que tratará el mapa. En el centro de la hoja,  porque eso permite extenderse en todas las direcciones, y una imagen, porque potencia la imaginación y se convierte en un centro de atención e interés. 

2.  Reflexionen libremente sobre ese concepto, anticipando mentalmente qué aspectos lo componen y cree que se relacionan con él. Olvídese de definiciones y largas frases, concéntrese en conceptos breves y sus imágenes. 

3.  Partiendo de la imagen,  irradie hacia el exterior las ideas más importantes y abarcativas, conectándolas con líneas y ramas curvas. Las palabras clave deben ir sobre las ramas y cada una 
puede tener un color diferente. Las ramas curvas y asimétricas son mejores que las rectas porque son más atractivas y capturan la atención con mayor facilidad. 

4.  De estas palabras clave desprendan otras ideas asociadas, y de éstas otras menos generales,  uniéndolas con líneas curvas cada vez más finas a medida que se aleje del centro ya que esto ayuda a la representación y memorización. Puede opcionalmente ordenar las ideas principales de acuerdo al sentido horario o colocando números. 

5.  Utilicen una sola palabra clave por línea, porque los núcleos in-dividuales de palabras clave proporcionan al mapa más flexibilidad. Cada palabra clave o imagen tiene un efecto multiplicador 
y contiene en sí misma un amplio abanico de asociaciones y conexiones. Las frases apagan ese efecto multiplicador. 

6.  Haga el mapa utilizando muchos colores e imágenes, de manera de hacerlo más divertido y fresco. 


Bibliografía de referencia. Sitios web

Curso de mapas mentales de la Diputación Provincial de Gipuzkoa
http://cursomapasmentales.igipuzkoa.net/


Equipo TIC del Instituto Nacional de Formación Docente (2013), “Clase 3:
Mapas mentales”, Especialización docente de nivel superior en educación
y TIC, Buenos Aires, Ministerio de Educación de la Nación.





     

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada